Prismaglobal

BE AUTHENTIC MY FRIEND!

Aunque no a todo el mundo le gusta el fútbol o el baloncesto, si es verdad que casi todos hemos sido alguna vez grandes entrenadores de nuestro equipo más afín, incluso de la selección. ¿Quién no ha dibujado mentalmente la jugada perfecta para ganar el partido en el último minuto?, ¿quién no sabe perfectamente los cambios correctos para relanzar el encuentro o los fichajes necesarios para la nueva temporada?. Está claro, todos llevamos un entrenador dentro, aunque, en realidad, nuestros conocimientos del balón se limiten a que es más o menos redondo y de cuero.

En comunicación pasa muchas veces lo mismo, se supone que es algo que hacemos todos los días, muchas veces incluso sin ser conscientes de ello, comunicamos con lo que decimos pero también con lo que no decimos, con lo que hacemos, con lo que no hacemos, con quién lo hacemos, etc.   No es de extrañar que siendo algo tan cotidiano nos encontremos con muchos “entrenadores” expertos en comunicación, más aun en esta época donde, cuando va mal una iniciativa o un proyecto casi siempre la culpa es de que no se ha sabido comunicar y, muchas veces lo es, pero, a veces, también influye en su fracaso algo tan sencillo como que no era una alternativa viable.

Sin embargo, comunicar, comunicar bien no es una tarea fácil. La comunicación no es una ciencia exacta donde se pueda repetir las mismas fórmulas para conseguir los mismos resultados. Quizás la única fórmula válida sea que 2+2 nunca son 4. Cada proyecto, cada iniciativa, cada situación, es diferente y, por la tanto, requiere una estrategia diferente. Pensar antes de actuar. Hay que tener en cuenta múltiples cuestiones (destinatarios, objetivos, contexto,…), estructurar el mensaje o definir el mix de herramientas comunicativas para conseguir que nuestra comunicación sea efectiva y, sobre todo, REntable.  Lo que si resulta cada vez más evidente es que la comunicación es una variable fundamental para conseguir que una empresa, proyecto, institución o persona se desarrolle con éxito.

No importa el tamaño, ni el tiempo, ni el lugar, si no comunicamos bien no alcanzaremos nuestra meta o tardaremos mucho más tiempo en alcanzarla. A nadie se le ocurre montar una empresa sin un plan financiero y tampoco a nadie se le debería ocurrir hacerlo sin un buen plan de comunicación. Si no contamos lo que hacemos  y lo que queremos hacer a nuestros grupos de interés, ¿cómo vamos a pretender que participen de una u otra manera en nuestro proyecto?.

Y, ¿cuándo comunicar?. Siempre, pero ahora más que nunca. Las épocas de crisis son también épocas llenas de oportunidades, momentos en los que diferenciarnos y hacer propuestas de valor, comunicar nuestra realidad, nuestra adaptación al cambio, nuestros proyectos de futuro. Eso sí, al igual que en el fútbol o baloncesto es necesario contar con un buen “entrenador “, un buen estratega que convierta nuestra comunicación en una inversión REntable, que la oriente a REsultados medibles. No importa si juegas en la Champions League o en Tercera Regional, sin REcomunicación tu futuro será más complicado. Define tus objetivos, conoce tus grupos de interés y el contexto que te rodea, dibuja tu estrategia y elige tus herramientas comunicativas y, además, un experto que te ayude a ponerlo todo en juego. Con todas estas variables el marcador final será de goleada.

Hace un año ya que participamos en la primera edición de Coworking Spain Conference en Madrid y desde entonces hasta ahora, en Prismaglobal hemos trabajado bastante en torno a este tema en proyectos concretos, pudiendo incluso estar presentes con nuestros socios colaboradores A&L Bufete Jurídico y Tributario y SLK Sarkis Lagunketa en Coworking Europe 2012 en París, para presentar nuestro modelo de trabajo colaborativo entre empresas y coworkers.

En la segunda edición celebrada en Barcelona los días 24 y 25 de mayo, nos reencontramos con personas llenas de energía, ilusión y capacidad emprendedora. Conocimos nuevos proyectos y espacios de coworking, y pudimos comprobar cómo algunos comienzan a  consolidarse con éxito tejiendo la red de la comunidad coworking. Un sector, el de los espacios de coworking, no exento de la manera que tenemos de hacer las cosas en este país, bajo el efecto burbuja. Aunque el tiempo todo lo coloca en su sitio y poco a poco va tomando cuerpo y definiéndose de manera progresiva.

Uno de los temas más interesantes que se trataron fue el de la colaboración público-privada, la vinculación cada vez mayor entre las empresas y la cultura inherente al coworking. Pero una vez más echamos en falta que se pusiera sobre la mesa el tema del derecho colaborativo que tanto preocupa a nuestro partner A&L.

En esta segunda edición se incorporó al debate un tema imprescindible para profundizar como el de la sociedad colaborativa, con el consumo y la inteligencia colaborativa como motores del cambio de modelo social. Pendiente queda vincularlo más aún con modelos de gestión empresarial.

Pero sobre todo nos alegramos de que cada vez más se reflexione y se ponga el matiz en la necesidad de generar comunidades de trabajo colaborativo frente a la mera gestión de los espacios. Hemos observado una interesante evolución hacia la necesidad de dinamización y generación de cultura colaborativa, mucho más allá del mero hecho de compartir espacio. Los centros de coworking cada vez más deben ofrecer elementos diferenciales que atraigan a aquellos profesionales (nuevo emprendedores o no) que crean en esta, aún nueva, manera de trabajar. Compartir y proporcionar dinámicas de intercambio se adivinan como insuficientes. Aprovechar lo que la cultura colaborativa ofrece parece ser un aspecto al que se le puede sacar mucho más jugo, como generador de oportunidades de trabajo y de negocio para todos.

Estamos seguros de que el horizonte se irá definiendo en los próximos años e iremos asistiendo al fomento de esta cultura que cada vez más se incorpora al mundo empresarial, además de a los nuevos emprendedores, tan en boca de todos en la actualidad.

Recomendamos desde este espacio no perder la pista especialmente a personas a las que hemos descubierto estos días, como Albert Cañigueral, experto en consumo colaborativo, e Ignasi Alcalde, experimentado consultor en innovación y cultura colaborativa en la empresa.

¡Mucho ánimo e ilusión a toda la comunidad coworking!

Llevamos más de 25 años gamificando, y nosotros sin saberlo. Este año hemos participado en varios  eventos, cursos y congresos nacionales e internacionales sobre Gamificación. Ha sido un año de investigación y de compartir con muchos expertos y expertas del tema. ¡Cuánto hemos aprendido, por cierto! Hemos querido esperar hasta hoy, 28 de mayo, Día del JUEGO (juego en mayúsculas) para publicar nuestro primer post sobre este tema.Y lo hacemos hoy porque queremos que sea toda una declaración de intenciones.

En próximas publicaciones iremos compartiendo nuestras opiniones sobre diferentes y controvertidas visiones del tema,  sobre su aplicación a sectores tan diferentes como la educación, el medio ambiente, el marketing, la sanidad,… o en qué se diferencia de los juegos,  los seriousgame, o el advergaming.

Entraremos en aspectos que para nosotros en Prismaglobal, como agencia de comunicación, nos resultan especialmente apasionantes. Por ejemplo, en cómo diseñar mecánicas de juego adecuadas a diferentes tipos de jugadores, que a la vez son distintos públicos a los que una marca quiere comunicar y generar engagement. Y sobre todo intentaremos profundizar en el gran reto de cualquier mecanismo ludificado o gamificado: la motivación intrínseca como motor de la acción, más allá de motivaciones extrínsecas como puntos, medallas y premios, que ayudan, pero que cuando hablamos de engagement, resultan muy insuficientes.

Con esto de la gamificación como herramienta pasa como en casi todas las cosas… nos apuntamos al carro de lo que es moda o tendencia enseguida y lo convertimos rápidamente en una burbuja. Gamificación es un término de que hace poco más de dos años casi no se escuchaba y ahora no hay experto en marketing y comunicación que no parezca saber del tema.

Precisamente hoy, Día del Juego, inauguramos este tema en nuestro blog porque ante todo, reivindicamos la gamificación como actividad lúdica, con todo lo que ello supone. Algo que parece obvio pero que en la práctica no lo es tanto. Hoy más que nunca reivindicamos el papel de aquellos que llevan más de 25 años dedicados profesionalmente al juego, a la educación y a la comunicación, utilizando los fundamentos de lo lúdico para entornos no lúdicos, con el objeto de mejorar hábitos, generar comunidad o cambiar conductas, en entornos como la educación en valores, la salud o la sensibilización ambiental.

Desde aquí nuestro homenaje a todos ellos, expertos en implicar, vincular, transmitir contenidos, incentivar, fidelizar u obtener comportamientos deseados. Pero sobre todo expertos en hacer disfrutar, en reír, en compartir por el placer de compartir; en definitiva, en JUGAR, con mayúsculas.

Vivimos tiempos en los que no podemos dejar de movernos. Nuestro entorno es cada vez más cambiante y tenemos que adaptarnos a estos cambios y afrontarlos continuamente con nuevas REspuestas, REinventado nuestra forma de hacer, de pensar, de construir nuevas propuestas. Necesitamos movernos, sin duda, pero cada vez más, necesitamos hacerlo de una manera eficiente, respetuosa con nuestro entorno y REntable, en el sentido más amplio de la palabra.

Hace pocos días leíamos en una noticia que un ciudadano que viva a unos 45 minutos en coche o transporte público de su lugar de trabajo emplea 14 días de su año laborable en desplazarse a la oficina. La cifras, a veces, ayudan a acotar la dimensión de los problemas y esta, nos aporta una clara visión de uno de los retos a los que se enfrentan miles de empresas y trabajadores hoy en día: la movilidad sostenible en el trabajo.

Un reto que algunas empresas e instituciones ya han empezado a afrontar pero que otras muchas ni siquiera lo tienen en cuenta. Gestionar de manera sostenible la movilidad interna de una empresa influye de manera directa en la mejora de su rentabilidad, tanto económica como de posicionamiento. Entre otros aspectos, puede rebajar el absentismo laboral, mejorar el rendimiento y eficiencia de la platilla, incrementar la conciliación familiar, disminuir los accidentes en intinere, reducir la huella de carbono y, de esta manera, contribuir a la lucha contra el cambio climático. No olvidemos cerca de un 70%  de los gases de efecto invernadero que se generan en las ciudades son debido al tráfico motorizado. Los beneficios son evidentes, pero ¿por qué no se han extendido los planes de movilidad en empresas en nuestro país como lo ha hecho en otros países europeos?.

Las razones son muy variadas: falta de una legislación específica que fomente su implementación, falta de concienciación y sensibilización sobre la dimensión del problema de la movilidad en las empresas, cultura imperante del uso del vehículo privado en nuestras ciudades o el urbanismo disperso que ha caracterizado los crecimientos urbanos en España en las últimas décadas, que ha propiciado un deslocalización de los centros de trabajo fuera de las ciudades, entre otras.

Frente a estas razones, cada vez toma más peso una realidad  que lleva a muchas empresas a plantearse este problema desde una nueva perspectiva, a REpensar su movilidad de una manera sostenible y, a hacerlo, teniendo en cuenta todos los grupos interés implicados en el problema, especialmente los trabajadores, porque este es un reto colectivo que se construye a través de la suma de retos individuales. Evidentemente, teniendo en cuenta previamente aspectos tan fundamentales como un adecuado diagnóstico de la situación de partida y, sobre todo, comunicando y sensibilizando a los impulsores del cambio (trabajadores, ciudadanos, etc)

Esto es lo que hemos hecho en Prismaglobal, REflexionar sobre nuestro Plan de Movilidad Interno para darle un impulso, para incrementar su REntabilidad y por eso, desde hace algunas semanas, hemos traducido nuestro reto colectivo, reducir nuestras emisiones de CO2 derivadas de nuestros desplazamientos en un 15% para 2020, en retos individuales de cada uno de nosotros que cada mes se contabilizan y se visualizan en nuestro particular ranking de movilidad sostenible. Algunos han cambiado un día a la semana su coche por el tranvía, otros han comenzado a compartir su vehículo, los hay que han recuperado su bicicleta, también otros han comenzado a trabajar desde casa un día a la semana, etc. Cada uno se ha planteado su reto individual, para entre todos conseguir el colectivo. Construcción compartida para aportar nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio global pero también para mejorar nuestra REntabilidad como empresa, reduciendo costes directos, mejorando nuestra conciliación familiar y laboral, incrementando nuestra eficiencia y rendimiento y , sobre todo, predicando con el ejemplo. Un ejemplo que nos sirve para ayudar a implementar, comunicar y sensibilizar sobre planes de movilidad sostenible en empresas, ciudades, escuelas o polígonos industriales. Sin dejar de movernos, pero haciéndolo desde la REcomunicación!!!

El Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA) ha vuelto a ser un año más, y ya van 20, un espacio de reflexión abierto que va mucho más allá de los temas exclusivamente medioambientales. Quizás por que cada vez es más evidente que hablar de medio ambiente, hablar de soluciones verdes, es hablar de la solución a muchos de los problemas a los que se enfrenta actualmente la humanidad.

Es de alabar la capacidad de sus organizadores para conseguir que cada edición de CONAMA consiga poner en su núcleo central los temas que preocupan a los ciudadanos, las cuestiones que realmente son necesarias abordar para avanzar en el desarrollo sostenible. Sin embrago, este año más que nunca, han conseguido que, en medio de una situación de crisis económica que atenaza nuestras mentes y que genera desasosiego y falta de reacción, sea un congreso de REspuestas en positivo en clave verde para salir de esta crisis. Un vendaval de aire fresco que ha convertido durante una semana a Ifema en el mejor laboratorio de ideas, de experiencias, de actitudes para salir de esta crisis, para avanzar a un cambio de modelo cada vez más necesario.

Ojala que nuestros gobernantes puedan tomar nota de las propuestas aportadas, de los debates generados y sobre todo, de la capacidad de REinventarse y de la actitud de la gran mayoría de expertos, congresistas, emprendedores y expositores que consiguieron visualizar que hay un nuevo modelo para salir de la crisis, que estamos en un cambio de época y que no sirven las respuestas del anterior modelo. Hay que aprender a aprender, hay que reinventarse continuamente y que, en momentos de cambio, es más importante la creatividad que el conocimiento. Y esto lo decía Einstein, que de conocimiento iba sobrado.

Desde Prismaglobal, hemos tenido la suerte de escuchar, compartir y aprender de algunas de las respuestas aportadas a lo largo del congreso y, sobre todo, de construir de manera compartida alguna de ellas. Un ejemplo de esto, fue nuestra Bolsa de Ideas Verdes (BIV), desarrollada junto ala Fundación Conama, una Bolsa que en sus cinco sesiones consiguió que más de 500 personas “invirtieran” más de 5 millones de “euros verdes” en 15 ideas; también diseñamos un living lab para profundizar en esa REinvención de las relaciones con nuestros stakeholders donde trabajamos una nueva arquitectura de relaciones, una arquitectura variable con conceptos claves como la escucha, la construcción compartida, la colaboración, la participación y, como no, la REcomunicación.

También tuvimos la suerte de diseñar y ejecutar el stand del Basque Ecodesign Center, que fue reconocido como uno de los 12 mejores proyectos de Conama 2012.

Casualmente en ese top 12 de los proyectos presentados en el congreso también estaba otro del que formamos parte desde nuestro paso por la Cumbre de la Tierra de Río+20: la Unión Globalporla Sostenibilidad. Un espacio para pasar del discurso a la acción y asumir nuestros propios retos ante el cambio global.

Pero, sin duda, lo mejor del Conama ha sido una vez más comprobar que, a pesar de la crisis, o precisamente por ella, somos muchos los que seguimos REinventándonos y, además, que este RE es contagioso. Nos permitimos tomar prestado el eslogan del anterior Conama para decir que ahora más que nunca la actitud RE es fundamental.

Gracias a todo el equipo dela Fundación Conama, capitaneado por Gonzalo Echagüe y Alicia Torrego, por REcordárnoslo.

En el programa de RNE “No es un día cualquiera”, cada sábado y domingo presentan a un nuevo miembro del que llaman “El club de los inquietos”. Y es que, al fin y al cabo, sentir las cosquillas de la inquietud es un denominador común de toda persona con apetito de crecimiento y mejora insaciable, y quizá “inquieto” sea un adjetivo más preciso que el manido “emprendedor”.

De tanto usar las palabras pueden llegar a desgastarse o, lo que es peor, a devaluarse. Y es que la situación de crisis económica que vive nuestra sociedad ha provocado un efecto multiplicador en los mensajes que al emprendimiento se refieren. Prender la mecha de futuras ideas de negocio es tremendamente positivo, pero como en todo, hacerlo con medida y con tiento es clave para el acierto.

¿Todo el mundo puede emprender? ¿Es lícito envalentonar y darte alas a ti, a él, a vosotras, a todo el mundo? No hablamos de negar oportunidades ni de apagar ilusiones, pero sí de dirigir los mensajes de la manera adecuada y no empleando recetas de anuncios publicitarios de electrodomésticos de los años 50 y 60 en los que todo eran brillo, sonrisas, perfección y soluciones milagrosas.

Emprender no es una meta, no es una solución mágica. Ni es la panacea ni es una vía rápida. Emprender es un camino a largo plazo que exige optimismo, reflexión, ilusión, disciplina, esfuerzo y trabajo, trabajo y trabajo; algo que nada tiene que ver con la burbuja del emprendimiento que se está alimentando y presentando a la sociedad como la solución a todos los males.

Y el antídoto contra esa burbuja del emprendimiento es la consolidación de una auténtica cultura emprendedora, basada en dos pilares fundamentales: la educación y la comunicación. De nada servirán mensajes publicitarios, noticias en los periódicos, agendas repletas de eventos de emprendimiento, ni estrategias digitales motivadoras, si en la sociedad no ha calado el espíritu emprendedor, su significado, sus ventajas y sus exigencias, sus oportunidades y sus riesgos, sus retos y sus compromisos. Tenerlo en cuenta como una opción real que contribuye a la innovación y al progreso de la sociedad, pero que exige formación, conocimiento y grandes dosis de motivación y perseverancia. No hay que temer al emprendimiento, pero sí respetarlo.

Por otro lado, el riesgo que conlleva seguir inflando la burbuja del emprendimiento es la frustración y fracaso que se genera ante el desajuste de expectativas. ¿Por qué hay que animar a emprender sin informar? ¿Por qué prometer soluciones rápidas, sencillas y rentables? Emprender no consiste en tener una idea y lanzarse al vacío. Sin reflexión, el brillo de una idea no tardará en apagarse. Es necesario analizar, estudiar, dar mil vueltas a la idea y una más. Pep Gómez, emprendedor desde los 14 y que a sus 20 dirige su cuarta empresa, dice así “Define, identifica y construye para que tu proyecto tenga éxito”. Tres pasos que van más allá de tener una idea y emprender. Salir del plano subjetivo y abrir, compartir, comunicar y analizar esa propuesta emprendedora. Y tomar esta dirección es una cuestión de actitud, tanto como autónomo como trabajador de una empresa. Emprender-intraemprender, caras distintas de una misma moneda, dos realidades de la proactividad.

Partiendo de la base de que nos encontramos inmersos en un cambio de época, que es a su vez una época llena de cambios permanentes, emprender responde a una aceptación de la necesidad de adaptación a ese cambio, pero siempre desde la reflexión que supone una toma de decisiones importantes. Y en ese proceso (constante) de adaptación al cambio, entra en juego el umbral del esfuerzo, el nivel de autoexigencia que cada uno asuma (tanto a nivel personal como profesional).

No subestimemos el significado del verbo “emprender”, y que hacerlo sea resultado de una reflexión madura, que sea una posible respuesta a multitud de preguntas previamente realizadas, y que seguiremos una vez hayamos dado ese paso adelante.

Y si hay una constante innegable a la hora de emprender es, como en la vida misma: prueba-error, prueba-error, prueba-error, prueba-error. Desde REcomunicación entendemos que parte de la clave para afrontar el cambio de época es el desarrollo de una actitud proactiva y una capacidad de adaptación constante, para entender esa “prueba-error” como un reto, como una oportunidad. Aprender a Reinventarse, a REcomunicar y a REsponder ante las dificultades desde la innovación y la colaboración.

Y como dijo Emilio Duró en la jornada central de la IX edición de Álava Emprende: “la característica común de las personas con éxito es el nivel de optimismo”. Si realmente es un elemento diferencial para tener éxito en la vida y en los proyectos emprendedores, ¿pongámonos a ello, no? Bienvenidos al Club de los REinquietos. 

Como informábamos en un anterior post, en la 1ª Conferencia de Coworking Spain vimos claro que lo que realmente construye un espacio de trabajo coworking son las personas. La actitud y cultura colaborativa es lo que crea el coworking, no el espacio en sí mismo. El espacio debe invitar a generar ideas entre sectores distintos que con necesidades diferentes se unen para acometer algo, con distintos grados de dificultad y de riesgo.

Pero antes de definir el espacio hay otros muchos aspectos que nos parecen fundamentales tener claros para adentrarse en el mundo del coworking de modo responsable, como son la generación de confianza y el fomento de actitudes y capacidades personales de colaboración, que junto a la fórmula que da cuerpo a ese colectivo conforma un proyecto de coworking: cómo se selecciona a los integrantes, cómo se funciona una vez dentro, cómo de desarrollan las colaboraciones, cómo se resuelven los desajustes

Tras entrevistarnos con distintos expertos en el tema y haber visitado algunos de los centros de coworking con más trayectoria, vemos que no hay regulación legal común, no hay modelos concretos, pero todos coinciden que cada centro lo forman las personas, la generosidad de los integrantes, la autenticidad de sus miembros. Esto da lugar a que en cada experiencia funcionen fórmulas distintas, desde la absoluta voluntariedad desinteresada, pasando por ser autónomo, cooperativa o incluso siendo S.L. una vez que una idea se desarrolla.

Para Prismaglobal es una gran oportunidad adentrarse en la filosofía de coworking. ¿Por qué? Porque en Prismaglobal apostamos por las personas y la RSE forma parte de nuestro ADN. Porque estamos convencidos de que en estos tiempos, las empresas deben ofrecer una respuesta diferente. Porque hay otra forma de hacer negocio, adaptándose a las nuevas realidades, con esfuerzo, con pasión y por encima de todo con honestidad. La colaboración y la innovación van de la mano para mediante el coworking multiplicar oportunidades, crear entornos multidisciplinares e hibridar sectores.

Por eso estamos diseñando un proyecto junto con dos socios de sectores muy diferentes al nuestro pero con nuestra misma filosofía. Estamos creando un escenario de trabajo colaborativo. El objetivo es que empresas y personas podamos desarrollar ideas de negocio (productos y servicios) rentables propiciando un futuro de esperanza, de felicidad en el trabajo y de colaboración. Seguiremos compartiendo aquí la evolución de nuestro proyecto y los contenidos que vayamos reflexionando.

Y como en REcomunicación aceptamos el desafío, hemos firmado el Manifiesto de Coworking http://coworkingmanifesto.com/ porque también nosotros estamos firmemente convencidos que el momento actual supone un desafío sin precedentes y que la innovación es el aspecto clave para convertir los actuales retos en oportunidades, pero con una solución, el movimiento de coworking, que supone que si lo abordamos desde la honestidad, obtendremos mejoras para nuestros grupos de interés. Y es que nos necesitamos todos. En este nuevo escenario hacen falta los grandes y los pequeños, las instituciones y los movimientos sociales, las empresas y los emprendedores.

Aunque para muchos está pasando desapercibida, esta semana se está celebrando en Río de Janeiro la 4ª Conferencia sobre Desarrollo Sostenible de la ONU. 20 años después de la histórica Cumbre de Río, la ciudad carioca vuelve a acoger un encuentro mundial en un momento crucial para un planeta inmerso en plena crisis, tanto económica como de valores.

Ahora más que nunca, como bien decía la Fundación Conama en su último congreso, estamos ante una encrucijada en la que lo que hagamos o dejemos de hacer va a resultar trascendental para el futuro de la Tierra. Estamos ante un cambio de época, debemos aprender a hacer las cosas de una manera diferente, y esto implica el esfuerzo y la participación de todos. Y cuando decimos todos, no sólo nos estamos refiriendo a los Estados o los diferentes organismos internacionales, sino también a las regiones, las ciudades, los ciudadanos/as, las ONGs y las empresas. Todos estamos en el mismo barco y todos somos responsables del problema y a la vez piezas clave para su solución. Todos formamos parte de esa arquitectura variable imprescindible y necesaria para una construcción compartida. Cada uno tenemos nuestra responsabilidad y cada uno debemos ejercerla desde nuestro ámbito, pero entre todos debemos encontrar espacios de encuentro para trabajar juntos y responder con energía a los retos a los que nos enfrentamos, unos retos muy importantes que requieren nuevas formas de enfrentarlos. Por eso es tan importante encuentros como el de Río+20.

REcomunicación by Prismaglobal va a estar presente en Río+20. Después de meditarlo detenidamente, hemos pensado que también somos responsables, que también tenemos que aportar nuestro granito de arena como agencia de comunicación, como Pyme, como empresa que forma parte de la sociedad global.

Hemos pensado que también tenemos mucho que aprender y compartir con los miles de habitantes de esa arquitectura variable que están dispuestos a REplantearse su manera de hacer las cosas y, sobre todo, hemos pensado y creemos que la REcomunicación tiene un papel fundamental en la solución de muchos de los problemas de degradación ambiental y social que afectan al planeta, queremos reivindicar su papel y, para ello, tenemos que conocer de primera mano las soluciones que ante los nuevos REtos plantean los gobiernos, las regiones, las ciudades, las ONGs,  los pueblos u otras empresas.

Hace poco más de 15 días comenzamos ya a compartir estas sensaciones con el escaso medio centenar de entidades españolas que acudirá a Río+20. Un encuentro en Madrid auspiciado por Ecodes y La Fundación Conama en el que se pudo observar la riqueza que aporta la arquitectura variable a los procesos de construcción compartida. Distintos objetivos, distintas visiones, pero creemos que un fin común: contribuir a hacer las cosas de una manera diferente. Allí se oyó la voz del Gobierno de España, de gobiernos como el de Cataluña y Euskadi, de ciudades como Vitoria-Gasteiz o Barcelona, de ONGs, de sindicatos, de algunas de las grandes empresas y multinacionales de este país, y también de REcomunicación by Prismaglobal.

Esta arquitectura variable se repetirá desde el día 15 en Río, donde, además de la Cumbre Oficial de los Estados, se celebrarán más de 500 eventos paralelos con la participación de los diferentes grupos de interés. Prismaglobal estará presente en el Corporate Sustainability Forum, organizado por el Pacto Mundial de Naciones Unidas, del que formamos parte como empresa socialmente responsable desde 2009. Este encuentro, que reunirá a más de 2.000 representantes de empresas de todo el Planeta, debatirá sobre los dos temas principales de Río+20: la economía verde y el marco institucional adecuado para favorecer el desarrollo sostenible. Pero también tratará de un aspecto que nosotros consideramos trascendental para el futuro, la necesaria colaboración público-privada para generar nuevas REspuestas a los nuevos REtos. Además, participaremos también de los encuentros organizados por el Ministerio de Medio Ambiente con la Delegación española para informar sobre la marcha de las negociaciones para lograr un acuerdo final en la Cumbre.

 

No sabemos si al final Río+20 cerrará con acuerdos de calado para favorecer el desarrollo sostenible, la mayoría son pesimistas a este respecto; sin embargo, estamos convencidos de que la arquitectura variable de este encuentro traerá más temprano que tarde excelentes frutos. El futuro que queremos (lema de la Cumbre) depende de todos, de nuestros compromisos actuales y de nuestros compromisos futuros. En Prismaglobal estamos dispuestos a REsponder con compromisos reales y tangibles y a dar REspuestas con nuestra principal “arma”: la REcomunicación.

El coworking es “esa colaboración natural de las personas que produce inteligencia colectiva y que permite, fruto de las sinergias que esas personas provocan, unos resultados que propician proyectos y oportunidades más allá de lo planificado”. (www.coworkingspainconference.es)

Vayamos por partes. Porque, como decimos en nuestro título, hablamos de “palabras mayores”: colaboración natural, inteligencia colectiva, sinergias, resultados más allá… Casi nada…

Creemos que ante todo, para poder trabajar de manera colaborativa es necesario tener predisposición: ganas e ilusión de hacerlo. Es imprescindible tener una actitud personal y una filosofía que responda a una manera de entender la vida. Para promover la inteligencia colectiva y la colaboración como algo natural, “algunas” cosas deben cambiar en nuestro modelo productivo y en nuestros valores. Muchos estamos ahí porque creemos en ello y porque somos conscientes de que una era ha acabado y estamos en otra nueva, donde todo pasa por hacer las cosas de distinta manera. Y esa nueva manera de hacer se basa en algo tan básico como la confianza. “La” palabra. Sabemos que en las relaciones (personales y profesionales) ésta es una palabra mayor donde las haya.

Por lo que estamos comprobando en estos últimos meses, hay muchas maneras de acercarse al mundo del coworking. Desde la pura supervivencia y forma de buscarse la vida de  muchos profesionales ante la que está cayendo, hasta la reconversión de muchos Business Centers o Semilleros de Empresas que quieren subirse al carro de la colaboración más o menos de verdad. En este panorama también hay mucha apuesta reflexionada de emprendedores, profesionales independientes y PyMes que apuestan por generar sinergias y que están obteniendo muy buenos resultados.

Tal y como comenta Mª José de Anitua (A&L-Bufete Jurídico y Tributario): “Se trata de reinventar la forma de trabajar, propiciada por la crisis, cambiando la filosofía de la época anterior, promoviendo valores como compartir, colaborar y aportar a la comunidad. Requiere un cambio de mentalidad”.

Estamos de acuerdo en que la clave de oportunidad viene propiciada por la crisis. Y es en el cambio de mentalidad donde desde Prismaglobal creemos que hay que poner el acento.

Es un tema relativamente novedoso en nuestro país que, como cualquier iniciativa emprendedora (más allá del lícito “búscate la vida ante la que está cayendo”), debe estar  propiciada por una cultura determinada y por unos valores que superen la pura necesidad. Que la apuesta responda de verdad a un cambio y a una adaptación a hacer las cosas de otra manera. Recordemos que cuando hablamos de valores, lo hacemos de los personales y por tanto los profesionales, para que se trasladen e impregnen en los propios valores corporativos y organizacionales.

El 25 y 26 de mayo asistimos a la I Conferencia de Coworking en España.  Mucha información, muchas reflexiones, ideas e ilusiones. Mucho compartir. Networking del de verdad. Actitud colaborativa por los cuatro costados.

Y este primer post sobre coworking no es más que una primera aproximación a tan interesante experiencia, sobre la que seguiremos investigando, trabajando y compartiendo reflexiones y proyectos desde el prisma de la REcomunicación.


Twitter
RT @elemoza: Iniciativa #Circular Thinking. #Euskadi hacia la #economiacircular. Cada vez nos queda menos tiempo. @iarriolal @IngurumenEJGV
Hoy #DiaMundialDeLaTierra es importante recordar como dice el vídeo de #CircularThinking “esto no puede seguir así”… https://t.co/J5R94yBocn
RT @Ihobe_Eus: He añadido un vídeo a una lista de reproducción de @YouTube (https://t.co/EbksoVRZRd - Iniciativa CIRCULAR THINKING - Euskad…
Please enter the Page ID of the Facebook feed you'd like to display. You can do this in either the Custom Facebook Feed plugin settings or in the shortcode itself. For example, [custom-facebook-feed id=YOUR_PAGE_ID_HERE].

Facebook
Flickr